Pyrene

Tú, guallarda Pyrene

Amostrabas a tuya polideza per a nuestra selba.

Deseyata per muitos pero lo tuyo corazón, os tuyos suenios,  siempre estió, estioron, ta yo, ta lo griego Ercules.

Perén a amagatóns, aimor secreto dica estar-ie escubiertos.

Trista la mía forachitata d’o tuyo costato.

Pyrene polida aimán dondiando per a selba,

Brenca plegués a tresbatir  l’asperanza d’a mía tornata.

Pero cutio cutio guitaba Cherión, fiero monstro  de tres capezas,

deseyoso de qu’estases d’él.

Cherión se ba creyer o tuyo aimo, no creye en a libertat.

Pretó fuego a la selba, no almitiba que quereses amagar-te d’el, fuyir-ie. No soportaba qu’estases una princesa libre.

Bendita liga, a nuestra amiga, testigo benerable de tot o qu’ocurriba.

Aliga amiga, que me dio treslato d’as aizións de Cherión.

Rapedo fué dica tú,  a rescatar-te, o mío aimor.

En legar-ie bi yeras a punto d’alentar o tuyo zaguer sospiro.

Entre os míos brazos declaré lo mío aimor a tú, Pyrene

Oh dolorosa muerte, temprana como inchusta.

T’apedecaré ficando granizas peiras denzima d’o tuyo cuerpo, Pyrene. Aimor mío.

Treballaré con toda la mía pasión, dica convertir a tuya fuesa en montañas chigáns de peira e amagar o tuyo cuerpo de polida prinzesa.

Me entrancaré con tú entre montañas e Cherión brenca mos i trobará.

Perque Pyrene, yes tú inmortal.

Tú, bella Pyrene

Paseabas tu hermosura por nuestro bosque.

Deseada por muchos pero tu corazón, tus sueños,  siempre fue, fueron, para mi, para el griego Hércules.

Siempre a escondidas, amor secreto hasta ser descubiertos.

Doloroso mi destierro de tu lado.

Pyrene hermosa amante vagando por el bosque,

Nunca llegaste a perder  la esperanza de mi regreso.

Pero siempre acechaba Gerión, horrible monstruo  de tres cabezas,

deseoso de que fueras suya.

Gerión se creyó tu amo, no cree en la libertad.

Incendió el bosque, no admitía que quisieras esconderte, huir. No soportaba que fueras una princesa libre.

Bendita águila, nuestra amiga, testigo venerable de todo lo que ocurría.

Águila amiga, que me avisó de las acciones de Gerión.

Veloz fui hasta ti,  a rescatarte, mi amor.

Al llegar estabas a punto de exhalar tu último suspiro.

Entre mis brazos declaré mi amor a ti, Pyrene

Oh dolorosa muerte, temprana como injusta.

Te enterraré colocando enormes piedras sobre tu cuerpo, Pyrene. Amor mío.

Trabajaré con toda mi pasión, hasta convertir tu fosa en montañas gigantes de piedra y ocultar tu cuerpo de bella princesa.

Me encerraré contigo entre montañas y Gerión nunca nos encontrará.

Porque Pyrene, eres inmortal.

Anuncios

2 respuestas a “Pyrene

  1. Sient en lo más hondo de mi alma no saber aragonés, pero todo se andará. Pienso iniciarme en él en Barcelona. ¡Edita un libro, Marco, con tus poesías en aragonés y enviámelo! Un abrazo. Compartimos Pyrene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s